fbpx
Website banner 1920x600 copy

En Navidad Regala Educación

EL FUTURO DE ESTHER ESTÁ EN TUS MANOS

Esther, de diez años, vive con 15 familiares en una pequeña casa de un barrio humilde en Manizales. Su madre Melinda trabaja seis días a la semana limpiando casas para suplir las necesidades básicas de su familia.

Como muchos otros niños que enfrentan la pobreza y dificultades sociales en Colombia, Esther no tiene libros en casa y la calidad de la educación de su escuela es extremadamente baja, la cual además ha estado cerrada durante meses debido al COVID-19.

Afortunadamente, Esther ha podido seguir asistiendo al programa Aprende Leyendo todas las semanas junto con su hermano menor. “¡Disfruto venir todas las semanas porque la profesora Paulina nos enseña a leer y escribir!” dice con entusiasmo.

Este programa ha sido de vital importancia para ayudar a que los niños sigan aprendiendo durante el cierre de los colegios.

La crisis del Covid 19 nos ha recordado una verdad muchas veces olvidada: somos una sola comunidad y debemos cuidarnos los unos a los otros.

La educación de 1.27 billones de niños y adolescentes en el mundo se ha visto afectada por el cierre de las escuelas debido al Covid-19 este año.  

Una gran tensión financiera ha tocado a muchas familias y es probable que su capacidad para apoyar la educación de sus hijos se vea afectada.

Esta Navidad, ayuda a un niño a combatir la pobreza.

Si estas buscando una forma de generar un cambio duradero en la vida de un niño como Esther; durante estos tiempos tan difíciles, considera dar el regalo de la educación, un regalo que dura toda la vida. 

Esta Navidad, queremos impactar cerca de 300 familias y niños que necesitan soporte de alfabetización. Desde kits de libros hasta mentorías de lectura y escritura para ayudar a los niños a desarrollar las habilidades necesarias para combatir la pobreza. Te unirías a nosotros? 

esther 1
esther 2
esther 4
esther 3

MEET ESTHER

Los ojos grandes y marrones de Esther, de diez años, se iluminan cuando habla sobre el programa Aprendo Leyendo. “¡Disfruto venir todas las semanas porque la profesora Paulina nos enseña a leer y escribir!” dice con entusiasmo.

En muchas formas, Esther es como la mayoría de las niñas a su edad. Le encanta usar ropa color rosa, los cuentos de hadas y los unicornios. Pero en realidad, su vida nunca ha sido sencilla. Vive con 15 familiares en una pequeña casa de bambú y cemento en el humilde barrio ‘El Carmen’ en Manizales, Colombia. Tres generaciones viven en la pequeña casa de tan solo dos niveles en donde las habitaciones están divididas por cortinas, en lugar de paredes.

Esther y sus cuatro hermanos son criados por su mamá quien es madre soltera. A sus 60 años, Melinda trabaja de lunes a sábado limpiando casas para suplir las necesidades básicas de su familia, a pesar de las circunstancias, son una familia unida y hace lo mejor que pueden para ayudarse entre ellos, porque no tienen otra opción.

Esther cursa tercer grado en una escuela pública. Aunque la escuela está financiada por el gobierno, los recursos con los que cuenta son muy limitados y la calidad de la educación es extremadamente baja. De todos modos, la escuela ha estado cerrada durante meses debido al COVID-19.

Afortunadamente, Esther ha podido seguir asistiendo al programa Aprende Leyendo todas las semanas, al cual va desde que tenía seis años junto con su hermano menor Ángel Fabián. El programa ha sido un recurso clave para mantenerlos a ambos aprendiendo durante el cierre de las escuelas. La coordinadora del programa, Paula Correa, ayudó a crear y acondicionar una sala de lectura en en el salón comunal de la iglesia en 2014 para brindarles a los niños desfavorecidos acceso a libros, guiarlos en su educación y a su vez ayudarlos a mejorar su lectura.

Como muchos otros niños que enfrentan la pobreza y dificultades sociales en Colombia, Esther no tenía libros en casa. Aprende Leyendo y World Literacy Foundation donaron comida, ropa y libros a su familia, para que ahora Esther pueda también leer en su casa. Esther sueña con ser policía cuando sea grande para cuidar a la gente de su comunidad. 

Creemos que su sueño se hará realidad porque el don de la alfabetización abre infinitas posibilidades para los niños en condiciones de desventaja.

¡Dona hoy para ayudar a más niños colombianos como Esther a aprender a leer y alcanzar sus sueños!